22 de diciembre de 2022

Cochinillo guisado como si fuera de la abuela

El cochinillo de Segovia va a ser uno de los platos estrellas estas fiestas y, aunque puede servirse de muchas maneras diferentes, hay una que seguramente no hayas probado y es el cochinillo guisado. Aunque pueda parecer un tanto extraño, os aseguramos que está delicioso.

Quédate con nosotros si quieres sorprender estas fiestas a tus invitados y aprende una receta de cochinillo guisado como si fuera de tu abuela. Es muy fácil de hacer y te llevará menos tiempo que si lo hicieras al horno o de cualquier otra forma.

¿Por qué el cochinillo guisado?

Las abuelas, antiguamente (y ahora también) cuando hacían cochifrito para toda la familia, los trozos que sobraban, los utilizaban para hacer cochinillo guisado. De esta forma, se hacía un “nuevo plato” para el día siguiente sin tirar nada. El cochinillo, ya de por sí tiene un sabor inconfundible, pero si se cocina guisado el resultado es aún más satisfactorio.

En esta ocasión os vamos a mostrar una receta con patatas fritas, pero si no te gustan puedes prescindir de ellas. También puedes echar calabaza, por ejemplo, o cualquier otra verdura que te apetezca. Vamos a ver cómo se prepara este delicioso plato.

Receta de cochinillo guisado

Estos son los ingredientes que vas a necesitar para hacer cochinillo asado para 4 o 6 personas:

  • 1 kg de cochinillo segoviano en trozos.
  • 1 cebolla.
  • 1 pimiento.
  • Una cabeza de ajo.
  • 1 zanahoria.
  • 2 hojas de laurel.
  • Media guindilla (opcional)
  • 1 cucharada de pimentón.
  • Romero.
  • Clavo.
  • Sal.
  • 1 vaso de vino blanco.
  • Tomate frito casero.

Preparación

Paso 1: echamos los trozos de cochinillo en una sartén con abundante aceite a fuego fuerte, junto a dos dientes de ajo entero y un poco de laurel. Cuando veamos que se ha dorado lo retiramos del fuego. 

Paso 2: hacemos un sofrito con el resto de los dientes de ajo, cebolla, zanahoria y pimiento verde. Lo pochamos durante 15 minutos. Le agregamos una cucharada de pimentón, el tomate frito (a poder ser casero) y el vaso de vino blanco. Subimos un poco el fuego para que se evapore el alcohol.

Paso 3: utilizamos otro fuego y freímos unas patatas a fuego fuerte. Cuando veamos que están doradas las retiramos porque terminarán de hacerse en el guiso del cochinillo.

Paso 4: incorporamos los trozos de cochinillo que previamente habíamos dorado junto con las patatas, clavo, romero, sal y pimienta. Lo cubrimos con agua y lo dejamos cocinar durante 30 minutos o hasta que veamos que el agua se reduce.

Paso 5: cuando comprobemos que la carne está blanda y en su punto, retiramos del fuego y lo dejamos reposar durante hora y media aproximadamente. Después ya está listo para servir.

¿Cómo acompañamos el cochinillo guisado?

Puedes acompañar este plato con alguna salsa diferente, algo que sorprenda a tus invitados, por ejemplo, una salsa de chirimoya. El contraste de sabor de esta fruta con el cochinillo es muy interesante y seguro que no va a dejar indiferente a nadie, ya que la pulpa de esta fruta resulta muy aromática y refrescante, con un sabor un poco ácido pero también dulce. Tan solo tienes que retirar las pepitas, triturar la pulpa y añadir un poco de sal, aceite y vinagre.

Por supuesto hay otras salsas que también puedes incluir, como una salsa de cerezas, salsa de queso, salsa de pimientos, salsa de cebolla confitada, salsa de boletus a la crema y un largo etcétera. La mayoría son fáciles de hacer y aportan un toque personal al plato.

Si te gustan las ensaladas, también tienes muchas para elegir, todo dependerá de tus gustos y preferencias. Algunos ejemplos de ensaladas que combinan bien con el cochinillo guisado pueden ser la ensalada de garbanzos con queso feta y nueces, una ensalada oriental de verduras, o ensalada de quinoa con crudités, entre otras muchas.

Si quieres un buen caldo para acompañar al cochinillo, un buen vino tinto de Segovia, siempre es bienvenido. En general, maridan bien los vinos que no tengan una acidez demasiado alta, por ejemplo, un vino tinto joven o un rosado, ya que este tipo de vinos es el que menos acidez tiene. Si te gusta más el vino blanco, puedes apostar por un Albariño o incluso un espumoso.

Elige siempre un cochinillo de calidad

Para que esta receta quede perfecta, la materia prima resulta fundamental. De ahí que el cochinillo que elijas debe ser de la máxima calidad posible y si es con denominación de origen, mucho mejor. Solo tienes que pasarte por nuestra tienda online para que compruebes de primera mano nuestro catálogo de cochinillos, todos segovianos y con la garantía de haber sido criados en nuestras granjas. 
Puedes elegir entre cochinillo entero, fresco o preasado, en mitades, cuartos, trozos pequeños, chuletillas, paletillas o carret. Si lo quieres para comer rápido, elige el cochinillo preasado y con solo 30 minutos al horno lo tendrás listo para servir en la mesa. Llámanos para cualquier duda o consulta y, por supuesto, deseamos que paséis unas felices fiestas en compañía de vuestros seres queridos.

También te puede interesar...

Cordero lechal al horno estilo Aranda: paso a paso
25 de enero de 2023
Cordero lechal al horno estilo Aranda: paso a paso
El cordero lechal churro es la raza de cordero lechal alimentado por su...
Leer más
Cochinillo al horno con ramas de laurel para chuparse los dedos
19 de enero de 2023
Cochinillo al horno con ramas de laurel para chuparse los dedos
Como sabemos, el cochinillo segoviano se puede preparar de mil maneras y siempre...
Leer más
22 de diciembre de 2022
Cochinillo guisado como si fuera de la abuela
El cochinillo de Segovia va a ser uno de los platos estrellas estas...
Leer más