Cómo dejar crujiente la piel del cochinillo
28 de noviembre de 2022

Cómo dejar crujiente la piel del cochinillo

Aunque todavía no ha llegado oficialmente el invierno, las temperaturas han bajado mucho y los platos calientes y sabrosos toman más protagonismo. Es la época en la que más apetece comer en familia o con amigos un cochinillo asado estilo segoviano y deleitarse con su olor, sabor y textura.

¿Quieres saber cómo dejar crujiente la piel del cochinillo? En este post te vamos a contar todos los trucos para que recibas las felicitaciones de tus invitados.

Cochinillo crujiente: todo lo que necesitas saber

Antes de empezar debemos tener clara una cosa. Mucha gente cree que el cochinillo crujiente solo es posible si se hace con horno de leña, pero esto no es así. Se puede conseguir un cochinillo con la piel crujiente por fuera y la carne tierna por dentro con un horno eléctrico normal que todos tenemos en casa. Solo hay que saber hacerlo y aprender unos trucos muy fáciles que te vamos a contar.

Ya sabemos que los asados son el plato fuerte de muchas comidas navideñas o reuniones familiares, ya que no requieren demasiada elaboración; con introducirlo en el horno y dejarlo el tiempo necesario es suficiente. En el caso del cochinillo asado ocurre lo mismo. Tan solo debes seguir las siguientes recomendaciones. Vamos a verlas.

Cómo dejar crujiente la piel del cochinillo asado

El requisito principal y básico es elegir el mejor cochinillo segoviano, que sea de la máxima calidad y con denominación de origen, de unos 5 kg de peso y que solo se haya alimentado de la leche materna en sus tres semanas de vida.

A la hora de prepararlo no hay demasiados secretos, tan solo utilizar agua durante el asado y no sacarlo del horno hasta comprobar que la piel del cochinillo se rompe al golpearla con un cuchillo. Otra recomendación es envolver las patas y las orejas del animal con papel de aluminio para evitar que se quemen, ya que son las zonas más frágiles de su cuerpo.

Preparación del cochinillo crujiente

Cuando ya tengas el cochinillo fresco en tu poder, lo ideal es partirlo por la mitad de manera longitudinal, así se puede asar de manera más fácil en los hornos eléctricos caseros. 

Precalentamos el horno a 170 grados. Si el horno tiene ventilador utilízalo, ya que el resultado será mucho más satisfactorio y se reducen los tiempos de asado. Mientras se precaliente el horno echamos sal y pimienta al cochinillo por los dos lados. También untamos aceite de oliva virgen extra por todo su cuerpo. Después llenamos la bandeja del horno con agua hasta cubrir las tres cuartas partes de su capacidad. Le añadimos tomillo y laurel y colocamos el cochinillo sobre el agua con la piel hacia abajo.

Dejamos el cochinillo 1 hora y 45 minutos en el horno a 170 grados con el calor arriba y abajo y con el modo ventilador activado, si dispones de él. Importante: coloca la bandeja con el cochinillo en la parte más baja del horno para que no se queme por arriba.

Es importante vigilar que haya agua en la bandeja siempre. Cuando veas que se evapora, añade otro vaso de agua. Una vez que ha pasado el tiempo estipulado sacamos el cochinillo del horno. Normalmente la carne estará prácticamente hecha, pero la piel seguirá blanca.

Lo que hacemos es quitar el cochinillo de la bandeja y colocarlo encima, en la rejilla, con la piel hacia arriba. Untamos con abundante aceite de oliva la piel del animal con una brocha de cocina y subimos la temperatura del horno a 220 grados. Dejamos que se hornee durante 45 minutos aproximadamente hasta que veamos que la piel se va dorando. Cuando comprobemos que está perfectamente dorado y crujiente lo sacamos del horno y ya tenemos nuestro cochinillo crujiente listo para servir.

Cosas que no debes olvidar con el cochinillo crujiente

Como ves, la preparación es muy sencilla, lo único que tienes que estar pendiente es de los tiempos de cocción. Si tienes modo ventilador en el horno, el asado puede durar 2 horas y media aproximadamente; en caso de no tenerlo puede tardar entre 4 horas y media y 5 horas, por lo que deberás calcular bien cuándo empiezas la preparación para tenerlo listo a la hora que desees comer.

Otro aspecto importante es que nunca falte agua en la bandeja del horno donde se está asando el cochinillo, ya que es la clave para que quede en su punto de cocción. Si te gustan las especias, el romero fresco es mucho mejor que el seco para el cochinillo.

Si queréis tomar unos entrantes antes de comer el cochinillo, te recomendamos que apagues el horno y dejes dentro el cochinillo para que se mantenga caliente. Para comprobar que la piel está crujiente y en su punto debes golpearla ligeramente con un cuchillo. Si ves que se rompe está perfecta para servir.

Como ves, es fácil preparar el cochinillo crujiente, tan solo tienes que elegir uno de la máxima calidad como los que tienes en nuestra web, ya sea fresco o preasado y disfrutar de su delicioso sabor. Si quieres sorprender a tus invitados estas Navidades, elige el mejor cochinillo segoviano. 

También te puede interesar...

Cordero lechal al horno estilo Aranda: paso a paso
25 de enero de 2023
Cordero lechal al horno estilo Aranda: paso a paso
El cordero lechal churro es la raza de cordero lechal alimentado por su...
Leer más
Cochinillo al horno con ramas de laurel para chuparse los dedos
19 de enero de 2023
Cochinillo al horno con ramas de laurel para chuparse los dedos
Como sabemos, el cochinillo segoviano se puede preparar de mil maneras y siempre...
Leer más
22 de diciembre de 2022
Cochinillo guisado como si fuera de la abuela
El cochinillo de Segovia va a ser uno de los platos estrellas estas...
Leer más